San Juan

Los sospechosos contratos del Pro San Juan

Bajo el comando del Diputado nacional Eduardo Cáceres, la tropa del Pro local obtiene contratos que despiertan sospechas. Se pagan emolumentos de 21.499 pesos mensuales.

Son contratos otorgados por un Programa de la Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Entre los «objetivos y funciones» el programa exige que el contratado ofrezca un servicio de «experto consultor», pero en San Juan el Pro los destina a jóvenes que apenas tienen logrado un bachillerato. ¿Es posible seguir comprando militancia con la plata que debería tener otros fines?

En algunos casos, la retribución es de 21.499 pesos mensuales. Los contratos duran casi un año y tienen la posibilidad de ser renovados. Al cabo de 1 año, los beneficiarios cobran 257.988 pesos. Eduardo Cáceres, al frente del Pro San Juan, entregó contratos a varios jóvenes del partido, entre ellos al Presidente de la Juventud, Sebastián Varas, quien en el formulario firmado con Naciones unidas declara ser «bachiller». Una particularidad, este joven idealista y militante de la causa nacional macrista también tiene un contrato de 12.000 pesos en el Estado provincial, otorgado por el Gobierno de San Juan, lo cual podría ser incompatible.

Cabe señalar que no todos los contratos son de 21.499 pesos, hay algunos que cobran 12.398 pesos mensuales, otros de 10.211. Entre los que tuvieron acceso a los contratos PNUD de las Naciones Unidas figuran Juan Manuel Farina, Marcos Agustín Prado y el ya mencionado Sebastián Varas, todos del Pro vernáculo.

En la declaración jurada que firman los jóvenes idealistas, queda especificado en el Artículo 1º que «El desempeño de una función o cargo remunerado o prestación contractual con o sin relación de dependencia, bajo cualquier modalidad en la Administración Pública Nacional, es incompatible con la percepción de un beneficio previsional o haber de retiro proveniente de cualquier régimen de previsión Nacional, Provincial o Municipal». Sin embargo, en el caso de Sebastián Varas, Presidente de la Juventud del Pro San Juan y hombre de estricta confianza del Diputado Cáceres, se da el fenómeno establecido en las incompatibilidades, cobra el contrato PNUD y además goza de un contrato en el Estado Provincial.

El Coordinador Técnico de los PNUD es Joaquín Alonso, quien firma cada uno de los contratos a la par del beneficiario. Este funcionario debería responder por las irregularidades marcadas en este artículo, el problema es saber si se animará o no. En política la complicidad se paga bien.

Un detalle no menor: en los contratos de las Naciones Unidas que estos jóvenes firmaron se aclara que, de acceder a este beneficio, no se puede tener otro ingreso del Estado argentino y exige un cumplimiento horario que va desde las 7 de la mañana hasta las 15 horas, condiciones que no se cumplieron en los casos señalados. Los jóvenes militantes debían asistir al trabajo y cumplir horario en la Gerencia de Empleo de San Juan, situada en calle Mitre pasando General Acha, la cual está a cargo de Viviana López. Allí tenían que firmar planillas que luego escaneaba una empleada de la dependencia para ser enviadas a la oficina central del organismo.

También debían tener un proyecto anexo al contrato y ser profesionales, algo que tampoco cumplen los favorecidos, quienes ostentan apenas un bachillerato común.

Sebastián Varas, Enzo Cornejo y Juan Manuel Farina, unidos por la pasión futbolera y el apego a los ideales del Pro.

El Pro de Macri y el frente electoral Cambiemos venía a revertir el proceso de saqueo al Estado que había provocado el kirchnerismo, sin embargo en San Juan se advierte la fruición con la que Eduardo Cáceres busca recursos del erario público para intentar contener la diáspora que sufre el Pro vernáculo que, a esta altura, es un partido escuálido y testimonial, nada.

Una pena, tenían que ser un poquito mejor que los que se fueron. No pudo ser.

Así nos va.