El Pais

Cristina con Chiche en una charla que dejó mucha tela para cortar

Desde que se sentó y ubicó en el sillón Cristina empezó junto a Chiche Gelblung una entrevista que mostró a la persona fuera de la seriedad que la política suele tener. El periodista busco indagar sobre la persona detrás del cuadro y entre chistes logró mostrar un personaje que jamás se había podido recnonocer en anteriores ocasiones.

El incómodo asiento que requirió un almohadón mullido, un micrófono que la mantuvo recta por segundos, y una de las primeras interrogaciones de Chiche que buscó indagar en sus defectos. “Soy muy mal hablada”, contestó ella y empezó el clima “relax” que propuso el experimentado periodista.

Ante la pregunta sobre la quinta de Olivos la expresidenta no se animaba a terminar de definir el lugar donde la máxima mandataria de la república debió vivir durante su periodo de gobierno. “Olivos es un lugar…”, dijo Cristina y Chiche completo la frase a la que CFK asintió: “feo”.

Entre la charla sobre su candidatura se coló la idea de que Néstor había sido el único presidente que nunca ganó una elección, un recuerdo de la exmandataria que la emocionó, le cortó la voz y la hizo reflexionar sobre el “alica, alicate”.

.

Y se animó, ante la pregunta de un “atrevido” y piropeador periodista, a hablar sobre el amor y su estado civil actual luego de la muerte de Néstor. Sobre el expresidente expresó:“aún siento que está”.

Finalmente, en esta primera parte de la nota se tocó el tema de su salud y la mandataria rió mucho al recordar como Nelsón Castro, el “Dr. TN” para ella, habla del síndrome de Hubris.