El Pais

Cambiemos diseña su estrategia de campaña en las provincias.

En varias provincias Cambiemos llevará como cabeza de lista a extrapartidarios

En Salta buscarán cerrar filas detrás del Intendente Gustavo Sáenz.

En San Luis trabajan para armar una fórmula integrada por Claudio Poggi y Enrique Ponce, enemigos íntimos de vieja data ahora unidos por el temor a la derrota.

En San Juan le disputará la gobernación a Sergio Uñac y es por ello que Cambiemos apuesta al Intendente de Santa Lucía, Marcelo Orrego, que en caso de perder la elección en junio podría llegar a ser candidato a diputado nacional en octubre.

En Santa Fe, distrito clave y con adelantamiento de elección, el Intendente de la Capital José Corral buscará destronar al socialismo. El diputado provincial macrista, Federico Angelini, pretende disputar la gobernación también.

En Misiones, el titular del Pro, Humberto Schiavoni, secundado por la UCR, le pondría el cuerpo a una casi segura derrota contra Hugo Passalacqua, quien posee buena relación con Casa Rosada.

En Formosa, feudo del inefable Gildo Insfrán, el radical Luis Naidenoff tiene las mayores probabilidades de convertirse en el candidato oficialista. De lo contrario, Adrián Bogado, hijo del exvicegobernador del PJ Floro Bogado, disputará esa chance.

En Santiago del Estero el oficialismo no logró construir consensos internos. Se anotan Marcelo Lugones, Natalia Neme y Rodrigo Posse.

En Río Negro el macrismo quiere que Sergio Wisky dispute la máxima candidatura.

En Chaco definirán los radicales, donde el oficialismo ganó en 2017. El candidato será Carim Peche o Alicia Azula.

En Chubut apuestan por Gustavo Menna, quien iría acompañado de Ignacio Torres, del Pro.

En Tierra del Fuego el escenario está abierto. Tito Stefani, del Pro es uno de los probables. También tienen chances Federico Sciurano, de la UCR y Tomás Bertotto, de Coalición Cívica. Estos últimos podrían competir por la intendencia de Ushuaia en caso de que la candidatura a gobernador quede en manos de Tito Stefani.

Uno de los distritos más importantes del país es Córdoba, que en 2015 fue pieza clave en el triunfo de Macri. Aún no definen quién será el candidato pero hay varios postulantes con posibilidades concretas de arrebatarle la provincia al peronismo. Marcos Peña está intentando imponer a Mario Negri, quien también tiene el apoyo de Elisa Carrió. Insisten en que tiene mejores números y un techo más alto que el actual Intendente de la Ciudad, Ramón Mestre, quien es respaldado por el macrismo cordobés.

Rogelio Frigerio no oculta sus ganas de hacerse cargo del BID en 2020 y está casi descartado como posible candidato en Entre Ríos. Por ahora se habla de la pretención como postulante a la gobernación del radical Atilio Benedett.

En Santa Cruz, feudo kirchnerista desde hace décadas, Frigerio vistió a la Gobernadora Alicia Kirchner. Aprovechó el viaje y se mostró al lado del Senador Eduardo Costa, todavía molesto por la ratificación de la Corte Suprema a la ley de lemas y por la pasividad con la que lo aceptó el fallo el Poder Ejecutivo nacional.

En Tucumán el ministro del Interior no tiene dudas: compartió un acto con los precandidatos de Cambiemos. El preferido es el exministro de Hacienda Alfonso Prat Gay. En el mitin también estuvieron presentes los radicales José Cano, Silvia Elías de Pérez y el peronista Domingo Amaya. Tucumán es también un feudo peronista desde hace décadas, y a Cambiemos le costará romper con esa inercia de los votantes, sin embargo todos en ese distrito buscan un lugar en la lista. No es para menos, quieren aprovechar la grieta entre el actual mandatario tucumano, Juan Manzur y su antecesor, José Alperovich, que ya recibió la bendición de Cristina Kirchner y competirán en listas separadas por lo que el Justicialismo irá divido en esa localidad.

En Jujuy, el novio de América, Gerardo Morales, goza de un consenso generalizado y tiene grandes posibilidades de volver a ganar en su terruño.

El Gobierno quiere evitar una interna en La Rioja, la cual se daría entre el exministro de Defensa, Julio Martínez, de la UCR, y el Intendente peronista Alberto Paredes de Urquiza. El aparato provincial del Gobernador Sergio Casas podría favorecer al candidato menos competitivo.

En la mesa chica del Pro creen que los socios radicales adelantarán elecciones en Jujuy y Mendoza, dos provincias donde Cambiemos viene ganando con comodidad relativa. En ambas aspiran a retener las gobernaciones.

Un caso curioso es Catamarca, donde el Gobierno cerró filas alrededor del candidato de Elisa Carrió, Rubén Manzi. Resta saber si el Frente Cívico, compuesto mayoritariamente por la UCR local, aceptará al hombre de Coalición Cívica. La actual gobernadora, Lucía Corpacci, podría unificar los comicios con la elección nacional. En ese caso crecerían las chances de su hombre de confianza y aliado, el Intendente Raúl Jalil.

Provincia de Buenos Aires y Ciudad Autónoma

Por ahora María Eugenia Vidal no ha precisado si desdobla o no las elecciones, Horacio Rodríguez Larreta sí unificará los comicios porteños con la votación nacional. Estos dos referentes del Pro son los dirigentes más próximos al Jefe de Gabinete, Marcos Peña, y son también quienes más apoyo le ofrecen al Presidente Macri. Se trata de dos distritos claves que sumados, conforman más de la mitad del electorado de todo el país.